tratamiento para lesiones vasculares

El láser utilizado en complexión estudios está especialmente diseñado para corregir, con gran efectividad y sin riesgo, lesiones vasculares como manchas congénitas, telangiectasias (venitas visibles en forma de araña), estrías recientes, y algunas cicatrices causadas por la cirugía, el acné o quemaduras.

Este láser es un instrumento que libera una gran cantidad de energía en un espacio de tiempo muy corto. Al aplicar ese pequeño haz de luz concentrado sobre la lesión vascular la energía produce una coagulación de los vasos sanguíneos de la piel consiguiendo que desaparezcan pero sin dañar el tejido sano cercano. De esta manera se pueden tratar con mucha precisión y seguridad estas lesiones. Una vez finalizado el tratamiento la piel recupera su tonalidad y belleza natural.
Los resultados del tratamiento con láser de las lesiones vasculares son, en general, muy satisfactorios. En el caso de las pequeñas lesiones vasculares rojas (con un diámetro inferior a 1mm), con el láser de colorante pulsado-neodimio:YAG y la luz intensa pulsada se consiguen resultados muy buenos normalmente en tres sesiones. El resultado puede observarse a los pocos días con una disminución del calibre de las venitas y con la desaparición de algunas otras.

De todas formas, hay que tener en cuenta que son necesarias varias sesiones para ver los resultados definitivos ya que, por ejemplo, las venitas tardan varias semanas en reabsorberse

lesion_vascular2
lesion_vascular1